• SANTA BARBARA

HOLY V


Collar Holy V oro 24k

My V, My rules.


Como sabéis, nuestro colgante Holy V, es nuestro bestseller y se ha convertido en nuestra pieza insignia, gracias a vosotras que la habéis elegido. Es una pieza polémica que a su vez, genera muchas anécdotas a su alrededor y disfrutamos muchísimo leyéndolas cuando nos las compartís. Hoy queremos hablaros un poco más del simbolismo de esta pieza y en que nos hemos inspirado al crearla.


En una primera lectura, la gran mayoría asume que es una referencia al arte cristiano y sus representaciones de Cristo, las Vírgenes, Santas y Santos. Sí, evidentemente compartimos el recurso de la aureola bordeando el elemento principal, pero esto no es exclusivo ni original del catolicismo.


El origen de la aureola o también llamada nimbo (luz que rodea solo la cabeza), se remonta al arte precristiano Helenístico. Se puede ver en representaciones de dioses y reyes en el Imperio Persa y en las monedas de estos. En las representaciones de Buda del arte Greco-budista del siglo I AC, también podemos ver diversas figuras sagradas con la aureola que las rodea. Varios emperadores romanos fueron frecuentemente representados usando una corona radiante haciendo a alusión al los rayos provenientes del Sol, representando su divinidad. En las representaciones pictóricas más antiguas, el nimbo era un disco, evocando a Ra el dios del sol en el Antiguo Egipto. Este disco también apareció sobre la cabeza de los dioses egipcios Jonsu o Hathor.


En resumen, mucho antes del catolicismo, el nimbo o aureola, fue utilizado por egipcios, hindúes, griegos y romanos entre otros.


Holy V - My V, My rules

La aureola se incorporó en el arte paleocristiano durante el siglo IV con las primeras imágenes icónicas de Cristo. El nimbo cristiano también se encuentra en imágenes ubicadas en las catacumbas ya que los cristianos imitaban las costumbres de los romanos, que rodeaban con un símbolo luminoso a los dioses y emperadores. Desde el siglo VII, se generaliza a todos los santos, pero aún se conserva para otros personajes hasta el siglo XII.


Los Santos y Santas, se representan con una aureola ya que se les consideraba hombres y mujeres tocados por la gracia divina, investidos con el amor de Dios y hechos instrumentos de su voluntad. La luz que irradian es de naturaleza dual, por un lado brota de su cabeza, de su cuerpo, por sus propios méritos, por el otro es el reflejo de la luz divina que los envuelve y los impregna. Los Santos Apóstoles a veces se representaban con una llama en sus cabezas, símbolo de su inspiración divina. La aureola de la Virgen está decorada con 12 estrellas o una sola estrella, a las que se agregan de una a siete llamas.


La forma circular del nimbo constituye una forma de uso natural y primitiva de la idea de una corona, modificada por una idea simple equivalente de la emanación de luz desde la cabeza de un individuo superior, o bien, por el fenómeno meteorológico de un halo frecuentemente observado en el Sol, la luna y las estrellas. 


En nuestra pieza Holy V, situamos una vulva rodeada de una aureola compuesta por 12 rayos de luz. Con esto quisimos reivindicar la figura de la mujer y situarla en el centro de discusión que ofrece el propio diseño. No podemos obviar el contexto actual en el que vive la mujer y como debería, de una vez por todas, entenderse que esta debe ser sagrada y no usada como un mero instrumento de patriarcal despersonalizándola, deshumanizándola y en los peores casos, violándola y/o asesinándola.


Ante el auge del machismo en la sociedad actual, este diseño es una reivindicación de los derechos de las mujeres, representando una vulva, símbolo asociado a la mujer, con elementos artísticos que como hemos visto, se han usado desde la antigüedad en muchas culturas ancestrales.


No todas las mujeres tienen vulva.


Gracias a todas las que habéis abrazado esta pieza y la habéis hecho vuestra.


Puedes encontrarla en nuestra tienda chapada en oro 24k o plata 925.





Entradas Recientes

Ver todo